Territorio Corpinnat

Vinos nacidos en el corazón del Penedès

Los viñedos familiares de Recaredo están situados en Corpinnat, un territorio que serpentea entre bosques, colinas y torrentes discontinuos mostrando parajes de una gran belleza, emparados por la imponente presencia de la montaña de Montserrat.

Como viticultores, en Recaredo estamos especializados en espumosos Corpinnat de estilo Brut Nature y de larga crianza, estableciendo un pacto tácito con el territorio y nuestros origenes. Una alianza cómplice y honesta capaz de expresar las singularidades de un paisaje a través del vino.

 

Viñedos de Recaredo

100% Viñas propias

Xarel·lo, espejo de un territorio

Apuesta por las variedades de uva tradicionales

La variedad xarel·lo representa el 60% de la plantación de viñedo en Recaredo. Se trata de una uva blanca que encuentra su hábitat natural en la región del Penedès. Aporta una acidez fresca y viva, y confiere gran estructura a los vinos espumosos de larga crianza.

Desde el año 2014, la totalidad de nuestros viñedos están plantados únicamente con variedades históricas del Penedès, como xarel·lo, macabeo, parellada, garnacha tinta y monastrell.

Para respetar al máximo el entorno natural y garantizar la excelente calidad de la uva, en Recaredo vendimiamos históricamente a mano. 

El privilegio de unos suelos calcáreos

Geología del territorio Corpinnat

Producciones bajas y de un alto nivel cualitativo

Nuestros viñedos se caracterizan por suelos de carácter calcáreo e incluso extremadamente calcáreo con producciones bastante bajas, pero de un alto nivel cualitativo.

Los suelos son de textura franca, es decir, con un equilibrio entre arenas y arcillas que facilita el drenaje cuando llueve en abundancia y la retención de agua en épocas de sequía.

El clima en los viñedos de Recaredo

100% Viticultura de secano

La influencia del mar Mediterráneo en los viñedos de Recaredo se manifiesta en inviernos suaves y veranos secos y calurosos. Se trata de un clima Mediterráneo temperado, con una pluviometría de unos 530 l/m2 al año. Las temperaturas más bajas en nuestras fincas se registran en enero (mínimas que llegan a los -2ºC) y

las más altas, en agosto (media de 24,2ºC). Aunque las lluvias se reparten de forma muy irregular en la zona del Penedès, las más importantes acostumbran a producirse durante los meses de otoño, con vientos de componente este denominados llevantades.